10 Razones por las que los jóvenes creemos en el liberalismo

“Las sociedades libres, tal y como las concibe el liberalismo, me parecen las mejores sociedades. Siempre preferiré vivir en una sociedad liberal, y en un mundo regido por la libertad, que no en otro regido por principios que coarten arbitrariamente la libertad” (Jose Maria Aznar, Presidente del Gobierno de España 1996-2004)

Yo siempre me he considerado liberal ya que creo en el liberalismo como la opción política y de pensamiento, que contiene los elementos diferenciales para que nuestra generación, sea una generación exitosa.

Nosotros somos la generación de la democracia, la primera que ha nacido después de la Transición, la generación 2.0, la primera que ha crecido en medio de la revolución tecnológica y de la era de la información y por último, somos la generación de la libertad. La que se ha formado después de la demostración del fracaso de los regímenes socialistas y del triunfo de los valores libertarios.

Estas son 10 de las múltiples razones por las que los jóvenes creemos en el Liberalismo.

1.- Somos la primera generación en medio siglo, que se está viendo forzada a emigrar por culpa del brutal paro juvenil (del casi el 50%) que sufrimos por culpa del socialismo español. El mismo que, en sus 2 oportunidades de gobierno, ha arruinado España. Somos la primera generación en nuestra historia que vamos a vivir peor que nuestros padres, que hemos recibido un país peor del que ellos recibieron.

2.- Nosotros estamos encantados con nuestra historia y con nuestros símbolos. No entendemos de rojos o de fachas, de puños o de flechas. Es buen momento para recordar todo lo que nos une como ciudadanos libres e iguales de una Nación democrática y libre, la Nación Española. Y no para escarbar en lo que nos separo hace 70 años. Porque estamos muy orgullosos de ser españoles, pese a quien pese.

3.-Los liberales creemos en la persona, en su individualidad, en su potencial, en su inmensa capacidad para crecer y mejorar. Creemos en la libertad como principio y fin de todo. Creemos en la igualdad, qué duda cabe, pero no en la igualdad basada en la mediocridad o en la negación de derechos y libertades fundamentales. La historia nos ha demostrado que el libre mercado crea riqueza y bienestar generalizados, mientras el socialismo trae paro y pobreza. La pobreza de muchos para el bienestar de unos pocos.

4.- Los jóvenes creemos en un país donde el trabajo sea la máxima prioridad y la mejor política social. Pero el trabajo no lo crea el poder público,  si no las empresas. Empresas entendidas como creadoras de riqueza y empleo, no como entes demonizados como pretende hacernos creer el socialismo.

5.- Nuestra generación es la generación de la libertad,  la que se ha formado tras la caída del telón de acero. Momento en el cual ya quedó claro para todo el mundo lo que el “paraíso” socialista escondía detrás del muro: hambre, miseria y represión.

6.- Los jóvenes liberales creemos en un país en el que los sindicatos no sean un colectivo al servicio del gobierno socialista. No creemos en unos sindicatos con piquetes que amenacen a quien quiere trabajar y sacar a su familia y su país adelante. No queremos liberados sindicales que sólo se dedican a insultar y coaccionar a un trabajador al que dicen ayudar y representar… y encima cobrando de nuestros impuestos.

7.- Los jóvenes creemos en una formación de calidad, donde se valore el mérito, la capacidad y el esfuerzo. No el actual sistema impuesto por el socialismo en el que prima la mediocridad, el adoctrinamiento y el igualitarismo (que no la igualdad). Sabemos que sin una educación de calidad será muy difícil competir por un trabajo digno en un mundo laboral global, abierto y, por ende, competitivo.

8.- La lucha contra la pobreza es otra de las conquistas del mundo liberal. Nada ha erradicado más la miseria que el libre mercado de igual a igual con los países en desarrollo. Queremos estar al lado de los países libres, no al lado de las dictaduras que encarcelan, deportan y expropian si no se comulga con su pensamiento único.

9.-Nuestra generación no quiere pasar desapercibida por la historia. Nuestros abuelos pasaron de la guerra a la paz, nuestros padres pasaron de una dictadura a la democracia, y nosotros tenemos que conseguir llevar a España de la desilusión y el desencanto a la España de las oportunidades y del futuro, en un marco de libertad, libre mercado y democracia.

10.- Queremos apelar a la responsabilidad de cada uno para mejorar la sociedad, para cambiar las cosas. Estamos cansados de la resignación de quienes creen que todo depende siempre de la tutela de las administraciones.  Porque nosotros no pensamos qué puede hacer nuestro país por nosotros, si no qué podemos hacer nosotros por nuestro país. Porque no solo somos el futuro sino también ya, el presente.

En definitiva, ahora es cuando tenemos que dar la batalla de las ideas. Apostar por nuestros principios y valores de defensa de la libertad a todos los niveles, pues el tiempo y los hechos nos han demostrado que nuestras ideas son las únicas que han traído progreso, y bienestar. Porque son unos valores a los que nada ni nadie nos podrá hacer renunciar.

Berlín, 1989, detrás del muro:

Anuncios

Publicado el 02/07/2016 en Política. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: