Archivo del sitio

El Plan Director de Instalaciones. La biblia del gestor deportivo.

La implantación de un Plan Director de Instalaciones en nuestros centros deportivos supone establecer claramente por una parte cuales son nuestras necesidades y nuestras oportunidades, con el fin de mejorar, recuperar y modernizar nuestras instalaciones actuales, y por otra parte podemos determinar que tipo de instalaciones demandan los usuarios.

La puesta en marcha de este documento de trabajo nos permite establecer prioridades en las actuaciones que debemos desarrollar y sobre todo marcar un cronograma para mantener, mejorar y modernizar las instalaciones existentes, asimismo contaremos con un censo actualizado de instalaciones y su estado, y además podremos valorar las necesidades sobre la construcción de nuevas infraestructuras deportivas.

En definitiva la implementación del Plan Director, redundará en una mejora de la gestión por el aumento de la calidad de las instalaciones, reduciremos los costes de mantenimiento, potenciaremos nuestra imagen de cara al exterior y de cara a las personas que conforman nuestra organización, con lo cual conseguiremos no sólo fidelizar a nuestros usuarios sino que su número irá en aumento.

FASES DEL PLAN DIRECTOR

Para poder poner en marcha nuestro Plan Director debemos seguir unas fases para la correcta implantación del mismo:

1.- Debemos establecer los objetivos generales y específicos del plan director, así como los contenidos y redacción del mismo.

2.- Una parte fundamental es el trabajo de campo: Visita de las instalaciones, recopilación de datos, toma de fotografías y consulta con el personal responsable el estado de las instalaciones.

3.- Realizar cada ficha de cada instalación.

4.- Elaboración de censo de instalaciones.

5.- Establecer las actuaciones a seguir en cada instalación.

OBJETIVOS GENERALES Y CRITERIOS DE ACTUACIÓN:

1.- La cualificación del sistema deportivo mediante el establecimiento de un conjunto de estrategias y programas de mejora, recuperación y modernización de las instalaciones y entornos deportivos existentes.

2.- La generalización de la práctica deportiva acercando el deporte a toda la sociedad, para garantizar el derecho de todo ciudadano a conocer y practicar libre y voluntariamente el deporte en condiciones de igualdad y sin discriminación alguna, favoreciendo el acceso al mismo a niños, mayores y discapacitados.

3.- El aumento de la calidad de vida, el bienestar social y el desarrollo integral saludable de los usuarios, a través de la mejora de las instalaciones deportivas, del equipamiento y de su accesibilidad.

La planificación del plan director en materia de mejoras y recuperación de instalaciones se realizará de acuerdo con los siguientes criterios de actuación (Por orden de prioridad):

1.- La seguridad de las instalaciones y los entornos deportivos

2.- La normativa vigente en materia de instalaciones y entornos deportivos (Incluido accesibilidad)

3.- Las necesidades de la población en cuanto a la intensidad y al uso de las instalaciones

4.- La disponibilidad de recursos

5.- El respeto al medio ambiente y la protección del medio natural.

6.- La coordinación y cooperación de las distintas Administraciones en la planificación y ejecución de las actuaciones en materia de instalaciones deportivas.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 Entre los objetivos específicos cabe destacar:

1.- Realización de un Inventario de Instalaciones y Espacios Deportivos: Dicha información debe ser la base para la planificación de las actuaciones en materia de recuperación, mejora y modernización y el desarrollo de sucesivos proyectos. Los datos del Inventario se estructurarán de forma que sea posible establecer una lectura comparativa entre las diferentes instalaciones para marcar las prioridades en las actuaciones a seguir de acuerdo con los criterios de actuación (por orden de prioridad) de los objetivos generales.

2.- Elaboración de un sistema de indicadores que permitan según el orden de prioridad establecido fijar los recursos tanto materiales como económicos necesarios en cada una de las instalaciones y entornos deportivos.

3.- Elaboración de un catálogo de las tipologías de espacios deportivos más usuales así como de las agregaciones más convenientes o aconsejables que puedan servir de referencia para el desarrollo de proyectos o mejoras del actual sistema deportivo.

4.- Diseño de los parámetros, criterios y objetivos que permitan mejorar las dotaciones deportivas, a la vez que reequilibrar los niveles de equipamientos de las distintas instalaciones y entornos deportivos.

CONTENIDOS PREVISTOS

El contenido del Plan Director de Instalaciones Deportivas será el siguiente:

1.- El análisis y diagnóstico de las instalaciones y entornos deportivos existentes, incluyendo su localización, tipología, utilización y funcionamiento.

2.- La definición de los distintos tipos de instalaciones deportivas, determinando un sistema de clasificación.

3.- La programación de las actuaciones necesarias para la ejecución y aplicación del Plan, con indicación de las prioridades, plazos, y costes.

4.- Las medidas que garanticen el respeto al medio ambiente.

5.- Las previsiones sobre supresión de barreras arquitectónicas de las instalaciones deportivas en los supuestos y condiciones establecidos en la Ley

6.- El señalamiento de las circunstancias y condiciones sobre modernización, recuperación y mejora de las instalaciones y entornos deportivos.

7.- Los mecanismos adecuados para el seguimiento y verificación del grado de cumplimiento de sus objetivos, así como la fiscalización y control de la ejecución de sus previsiones y determinaciones.

8.- Los supuestos y condiciones de revisión y de modificación del Plan.

FASES DE EJECUCIÓN DEL PLAN DIRECTOR.

En cuanto a la ejecución del Plan Director, se establece un procedimiento de carácter cronológico con el siguiente esquema:

FASE 1:  Se establece un periodo de dos semanas para realizar las visitas de valoración en las cuales y con un test de comprobación adecuado a cada tipo de instalación se comprueba su estado y deficiencias apreciadas.

FASE 2:  Se elaboran las fichas e informes definitivos indicando las mejoras a realizar de acuerdo a los criterios establecidos en el punto 2 del apartado Objetivos generales y criterios de actuación.

FASE 3:  En esta fase se decide el plan de mantenimiento de las instalaciones, tomando como referencia las prioridades marcadas, y estableciendo actuaciones prioritarias dentro de lo que seria mantenimiento correctivo, y otras actuaciones de carácter periódico (Limpieza, revisiones y mantenimiento, etc.) que formarían parte del mantenimiento preventivo, de gran importancia para el Plan Director en cuanto que incide en la reducción de costes de reparación a largo plazo.

FASE 4:  En esta fase se tratara de valorar económicamente las actuaciones y disponer y organizar los recursos humanos y materiales así como los recursos financieros necesarios para la ejecución.

FASE 5:  Es la fase predominantemente técnica donde se ejecuta el mantenimiento correctivo (reparaciones, adquisiciones y adecuaciones necesarias) y se implanta para su ejecución permanente el mantenimiento preventivo.

FASE 6:  Estableciendo un periodo adecuado de ejecución de las actuaciones y transcurrido el mismo se elaborara un informe o memoria que indique el grado de cumplimiento de las actuaciones marcadas y se establecerán los mecanismos de seguimiento del plan y se incluirán en el mismo las mejoras que se demanden a posteriori.

FOTO_PLAN_DIRECTOR

Anuncios

10 cualidades de un buen gestor deportivo

“Rodéate siempre de gente mejor que tú porque probablemente algún día llegues a ser como ellos”. En mi opinión y como he manifestado en muchas ocasiones, trabajar en equipo y rodearte de gente formada y experta es la mejor manera y la más sencilla para poder conseguir todos los objetivos que nos marquemos.

Un buen gestor deportivo no sólo debe contar con la mejor formación, para que podamos conseguir todos los retos que nos propongamos y alcanzar grandes metas es imprescindible contar con unas cualidades que van mucho más allá de la experiencia y la formación.

Estas son algunas de las cualidades que debería tener todo gestor deportivo:

1.- Liderazgo: Carisma. Un buen gestor tiene la capacidad de liderar a su equipo a través de la motivación. Ejerce el papel de líder y no el de jefe, es capaz de mantener una gran motivación de los componentes de su equipo gracias a su capacidad de ganarse la confianza y la simpatía de sus colaboradores y no mediante el “ordeno y mando”

2.- Comunicación: Buen comunicador. Tiene facilidad para transmitir ideas a su equipo de un modo claro y sencillo, de este modo es capaz de ganarse la confianza de sus colaboradores. La comunicación no es sólo la capacidad de transmitir mensajes entendibles, la comunicación también implica saber escuchar.

3.- Empatía: Definimos la empatía cómo la capacidad para ponerse en el lugar del otro. Un buen gestor debe tratar a sus colaboradores como iguales. A través de la empatía es posible captar las necesidades e intereses de nuestro equipo, esto significa tomar en cuenta los sentimientos y emociones de los miembros que lo componen. La empatía lleva a comprender a los demás porque somos capaces de percibir sus perspectivas e ideales pero también a tomar en cuenta sus preocupaciones.

4.- Formador: El líder de un grupo debe preocuparse por transmitir y compartir sus conocimientos con sus colaboradores, de esta manera vamos a fomentar el desarrollo de las personas y a fortalecer su confianza es nuestro liderazgo. Pero el papel de formador no sólo debe limitarse a compartir conocimientos, un buen líder es capaz de aprender de los componentes de su equipo y con ello enriquecer sus conocimientos.

5.- Crecimiento: El gestor debe ser capaz de aprender de su propia experiencia y evolucionar con cada problema que se le presenta, de esta manera su capacidad resolutiva ante los nuevos problemas será mucho mayor y estos serán resueltos con solvencia.

6.- Trabajo en equipo: Un líder que trabaja en equipo no solo dirige, colabora. Él es parte del equipo y sabe delegar tareas y responsabilidades, de esta manera consigue reforzar la confianza que los colaboradores tienen en su figura y conseguirá ganarse el respeto de los mismos.

7.- Negociador: El buen gestor deportivo debe tener gran capacidad para llegar a los acuerdos más satisfactorios para todas las partes implicadas, no sólo con su equipo sino en las decisiones que le permitan llegar a alcanzar los objetivos previamente establecidos y llegar a las metas que la organización se ha propuesto. El buen negociador consigue solucionar los problemas que puedan surgir con un grado muy alto de éxito.

8.- Creativo: Un líder creativo es una mente innovadora. Genera nuevas ideas. Busca nuevas oportunidades. Perciben con todos sus sentidos, desarrollando al máximo la intuición para realizar nuevos descubrimientos y nuevas formas de llevar a cabo las tareas. Un gestor que tengan capacidad creativa es capaz de buscar nuevas alternativas y redefinir los problemas o situaciones, buscan nuevas soluciones alternativas, además de poder redefinir las situaciones en varias versiones y por este medio poder darles una solución.

9.- Flexibilidad: Tiene facilidad para adaptarse al cambio. Aprovecha las oportunidades que se le plantean y es capaz de prever las amenazas que puedan presentarse. El gestor flexible tiene la habilidad para poder ver las situaciones y problemas desde diferentes perspectivas o desde diferentes puntos de vista para poder llegar a la mejor forma de salir de ellas.

10.- Ética: Todo gestor deportivo que se precie y que quiera gestionar una organización debe ser una persona íntegra, coherente con sus principios. Cuando un líder es consecuente en su comportamiento, con sus ideales y valores, muestra una conducta marcada por la integridad y consecuentemente consigue ganar credibilidad ante las personas. Ganarse la confianza de sus colaboradores tiene que ver también con la capacidad de mantener y cumplir con sus compromisos.

gestor deportivo